LA sesión del lunes 23 de enero de 2016 pasará a la historia del Carnaval. En todo el siglo XXI no se había visto una función más churretosa. Con todos los respetos por las cuatro agrupaciones que cantaron, entre las que destacó la chirigota de Antonio Pedro Serrano, El Canijo, denominada ‘No valemos un duro’. Montar una sesión, aunque sea de preliminar, que se quedó en cuatro por las retiradas, va contra la idiosincrasia de este concurso, que es terminar siempre a las tantas y media. Acabar antes de la medianoche parece rarísimo. Hasta Miriam Peralta y Enrique Miranda lo comentaban en la retransmisión televisada de Onda Cádiz. Como que faltaba algo.