EL PP andaluz ha sido el gran triunfador de las primarias de su partido, al haber decidido que Soraya Sáenz de Santamaría sea la candidata más votada. Sin embargo, Soraya Sáenz de Santamaría no ha sido la gran triunfadora de las primarias, y no ya porque sin los votos andaluces hubiera quedado segunda, sino porque en Madrid (capital de España) quedó tercera y Pablo Casado la triplicó en votos; y porque en Galicia, que es el territorio de Feijóo, también quedó tercera, si bien a poca distancia de Cospedal y Casado. Pero el principal motivo para que la victoria de Soraya sea amarga es que se ha quedado con el 36,9% de los votos, frente a las candidaturas anti-Soraya. Entre Casado y Cospedal sumaron el 60,2%.

AMBOS celebraron su santo el pasado viernes y parece que están en el momento regalos. Sucede con Pedro Sánchez que puede dejar el país todavía peor que Zapatero. Ha llegado al poder con una amalgama de apoyos, de lo más variopintos y peligrosos. Dijo que eran apoyos sin nada a cambio, sólo para echar a Rajoy; y que convocaría elecciones lo más pronto posible. Dos mentiras para empezar a hablar. Porque se ha visto que tenía contraprestaciones, con las que España va a pagar un peaje colectivo que ya veremos a lo que asciende. Y está dispuesto a resistir en la Moncloa hasta 2020, para lo que necesita esos apoyos peligrosos.

UN poquito de memoria histórica reciente: en la Feria de abril de Sevilla, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, coincidió con Pedro Sánchez, que pasaba por allí, y entonces sólo era el secretario general del PSOE. Un día después, la presidenta viajó a Madrid en AVE y se entrevistó en la Moncloa con Mariano Rajoy, que por entonces todavía era presidente del Gobierno y no se había reincorporado a su trabajo como registrador de la propiedad en Santa Pola (Alicante). De aquella reunión salió una foto y el compromiso de convocar al Consejo de Política Fiscal y Financiera “pronto”, antes del verano, para tratar una nueva Financiación Autonómica. Con o sin la presencia de Cataluña, por entonces bajo los auspicios del artículo 155.

ES muy grave lo que ha pasado. Y no me refiero a que el seleccionador de España fuera destituido en las vísperas de empezar el Mundial, sino a lo que hay detrás de eso. El fútbol es un reflejo de la sociedad. Se ha vuelto a ver que en Madrid confunden a Madrid con toda España. Creen que un equipo de Madrid, por muchas copas de Europa que haya ganado, es el equipo de todos los españoles y que los demás no importan. Por eso, lo de Lopetegui es significativo. Anunció que se iba al Real Madrid, después de ampliar su contrato con España (pasara lo que pasara en el Mundial), porque pensaba que todos los españoles estarían orgullosos de que él entrene al Real Madrid.

LO siento, pero no todo el mundo puede ser gurú. Porque actualmente se practica una política de trampantojos y espejismos, donde los partidos se dan coba entre ellos, y hay asesores que parecen pagados por el enemigo. De modo que lo mismo dicen que lo blanco es negro, que insinúan que lo negro es blanco. O gris, según les conviene. Y ahora se está contando que, en realidad, todo lo que ha ocurrido estaba preparado por el Ibex 35, para teledirigir la política española gracias a tontos útiles, quitándose de la circulación al quemado Rajoy y oxigenando a Sánchez cuando estaba lánguido. Así el PP tendrá tiempo suficiente para recuperarse de los soponcios y el PSOE para protagonizar algunos días de gloria, dando alegrías a las feministas y los ateos, pero con el presupuesto de Rajoy a salvo. En resumen, una jugada maestra para consolidar el bipartidismo en unas horas bajas.