ES muy interesante el informe sobre los incidentes de la Madrugada que ha presentado la Hermandad del Gran Poder. Coincide, en bastantes apreciaciones, con lo que sufrieron las demás cofradías, así como el testimonio de los que salimos de nazarenos o lo vieron en las calles. Se trata, además, de un texto riguroso, elaborado sin prejuicios por la hermandad que preside José Félix Ríos como hermano mayor. Un documento que puede tener una notoria repercusión en las sentencias judiciales. Una de sus afirmaciones es que la pelea ocurrida en la bodeguita Virgen de los Reyes, en la calle Arfe, fue un incidente menor, y que los contendientes fueron separados “por el escaso público allí presente”.

l Cuesta creer que los incidentes de la Madrugada fueran provocados por un vandalismo espontáneo l Ocurrió en el peor momento y con focos en los lugares más conflictivos

ES difícil creer que los incidentes de la Madrugada de 2017 se deban a un gamberrismo ocasional. Tampoco parece creíble que sólo fueran provocados por tres delincuentes comunes, cuatro niñatos sevillanos y un senegalés borracho.  Pareció un ataque con toda la pinta de estar bien diseñado y planificado. Presenta evidentes semejanzas con los sucesos de 2000 (y con el intento parcial de 2015). Pero, en esta ocasión, fue más peligroso. Surgió en varios puntos casi simultáneamente (algunas fuentes detallan hasta siete) y fueron lugares de alto riesgo. No sucedió algo peor gracias a Dios, a las medidas de seguridad (que lo mitigaron parcialmente), y a que vamos aprendiendo a convivir con el caos.

Nos abruma de nostalgia cuando recorre el barrio de  los poetas. Pero esta Soledad no oculta una derrota. Hay esperanzas dentro de cada una de sus lágrimas

ESTA solitaria Virgen que pasa ahora, delante de una cruz en la que se mece un sudario, la que avanza presurosa, se diría que desgarrada, es la cumbre del dolor de una Madre. Atraviesa con sigilo extasiado las calles de San Lorenzo, como si temiera enajenarse con un rumor que la perturbara, como si fuera indiferente a las saetas, como si sólo viviera dentro de sus pensamientos.

Esta Virgen es la que nos provoca nostalgia en la noche del Sábado Santo. Es la que abre un camino difícil, el que conduce de su soledad a la esperanza, de los silencios de muerte a las campanas de júbilo, de la oscuridad al alba. Es la soledad sonora que no necesita palabras. Es la misma Soledad que le prestó su rostro a un retablo de azulejos en el cementerio, donde todos los días es Sábado Santo, donde la cruz está más alzada, apuntando siempre al cielo. Es allí donde sus lágrimas parecen más espesas.

Esta madrugada vuelve a ser 14 de abril. Es una fecha histórica. En 1995 se encontraron en la Catedral, cara a cara, las Esperanzas

SUCEDIÓ en la Catedral. Pocos pudieron verlo. Cuando las dos se quedaron frente a frente, cuando se cantaba la Salve más esperanzadora jamás imaginada, resbalaron lágrimas. Nunca más lo verían aquellos privilegiados. Nunca más ha sucedido. Ya han pasado 22 años. Y esta madrugada coincide con otro 14 de abril.

Ocurrió por casualidad, como a veces pasan los milagros. Madrugada amenazando lluvia, inquietante. A las cinco y media empieza a llover. La Virgen de la Concepción ha entrado en San Antonio Abad. El Gran Poder apresura el paso desde la plaza del Museo, cubierto, para guarecerse cuanto antes en San Lorenzo. El Señor de la Sentencia avanza hacia la Anunciación. Pero la Esperanza Macarena se queda en la Catedral.

Todos nos hemos sentido traicionados alguna vez y eso es lo que se representa. Los malos y los buenos. Pero, al final, solo el Señor es el Bueno

AQUEL hermano número 1 ya falleció, hace demasiados años. Una tarde de marzo en su casa, con la voz temblorosa, mientras la Cuaresma avanzaba con chicotás que siempre nos parecen cortas, mientras llegaban rumores de charlas en Casa Morales, me contó que él había visto a la antigua imagen del Señor, en las calles de Sevilla, con una túnica bordada; y que cuando encargaron una talla nueva a Castillo Lastrucci algunos hermanos se enfadaron, y más aún cuando enviaron al antiguo Titular a la parroquia del Juncal.

No obstante, con el paso de los años, ese monumental paso de misterio se transformó en un clásico de la Semana Santa. Como si hubiera existido toda la vida, como si fuera una herencia de los siglos de oro del barroco, o de la Semana Santa romántica. Y que, sin embargo, ese misterio tan extraordinario era de ayer mismo, porque todo lo hizo Antonio Castillo Lastrucci, y todo se estrenó en 1945: el Señor, las figuras del misterio y el paso. Todo salió nuevo ese año. Total, que era muy bonito, pero de ayer mismo. Y que los viejos recordaban aún el antiguo. Y que las cofradías no tenían memoria, y que eran capaces de reinventarse. Aunque a ellos les quedaba su Regla panadera.