A las tres estrellas de Michelín que ha conseguido el restaurante Aponiente, de Ángel León, hay que darle la importancia que tienen: mucha. Este restaurante de El Puerto de Santa María es el primero (y único por ahora) que las consigue en Andalucía. Aunque para comentar los detalles gastronómicos ya tenemos a Pepe Monforte (que lo mismo entiende de las sutilezas del Chef del Mar que de las mejores ventas para desayunar tostás con manteca colorá y otras cosas de engordar), este es un fenómeno que sobrepasa los límites estrechos de la cocina, y entra de lleno por la puerta grande del Turismo (con mayúscula) de Calidad.

CIERTOS inventos yanquis se adoptan. Entre ellos, destaca el Black Friday. Un viernes negro, que es una maravilla, pues sirve para blanquear las cuentas en un mes en el que se compra poco y no se vende ni una escoba para la limpieza remunicipal. Se puso de moda, poco a poco, pero ya es como unas rebaja a lo bestia, en un finde, aunque otros van a lo cómodo y compran on line, por Amazon, en vez de ir a Eutimio, o Tinoco, o donde sea. Con el Black Friday, los comercios pueden soltar género. Por eso, creo que en Cádiz también lo deberían practicar el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía, que tienen género más duro de vender que una manta de Grazalema en el mes de julio.

SEGUIMOS en plena temporada de fantasías gaditanas. Hemos empezado con las visitas virtuales al Museo del Carnaval, aunque todavía es otro museo del Ná. Ahora llega el momento Cartel. Delante de la antigua estación, ya han plantado el cartel del Mercado Gastronómico. En el mejor de los casos, no estaría inaugurado hasta la Navidad de 2018; es decir, que falta un año, si no hay retrasos. Pero, bueno, así se va creando ambiente, y a los gastrónomos les va entrando el apetito del huevo frito. Allí Renfe también puede organizar visitas, que conste. Incluso invitar al alcalde González como guía, para que diga “Aquí estará un gastrobar de una estrella Michelín”, o lo que se les ocurra. Y que cante el coro ‘La trattoria’, por ejemplo.

LA Bahía de Cádiz es una de las principales zonas industriales de España. Sin embargo, tiene fama por su alto nivel de paro. Se podría suponer que se debe al declive del sector industrial. En general, no es así. Según noticias recientemente publicadas (como la del pedido del A 320neo), tiene posibilidades excelentes para los próximos años. El sector aeronáutico con Airbus y el sector naval con los astilleros de Navantia, además de la especialización de Dragados Offshore, suman un potencial muy importante. Se complementa con una industria auxiliar y con otras empresas más pequeñas que también aportan empleo, aunque en peores condiciones. En conjunto, Cádiz debería estar a la altura de otras provincias industriales de España.

U NA táctica habitual del equipo de Gobierno de Cádiz es montar polémicas estériles para disimular su inoperancia. Cuestiones en las que piensan que la oposición arremeterá al trapo y quedará revitalizado su izquierdismo ejemplar. Para eso Martín Vila lo tiene fácil, porque con la Memoria Histórica puede hacer algo, mientras que se lo ahorra en Urbanismo. Y, de paso, le aporta un baloncito de oxígeno al alcalde. A veces con apoyo del PSOE. Lo último es el cambio de nombre de la Avenida Ramón de Carranza, a la que quieren denominar del 4 de diciembre. Cuestión intrascendente, porque la gente ni antes le decía Avenida Ramón de Carranza, ni ahora le dirá Avenida del 4 de diciembre. En el habla popular, eso es Canalejas, un político liberal, que murió asesinado en 1912, cuando era presidente del Gobierno. Más discutible sería cambiárselo al Estadio Carranza, cuyo nombre se cita en el himno oficioso de Manolito Santander.