NUNCA llueve a gusto de todos en la Bahía de Cádiz. En general, llueve poco, pero cuando llueve es de verdad, y hay inundaciones, y todo eso. Con el empleo ocurre lo mismo. Nos pasamos la vida oyendo quejas políticas y sindicales por la falta de trabajo, la provincia con más parados, las ayudas oficiales de la ITI, los pedidos confirmados, la carga de trabajo que no se concreta… Y, a la hora de trabajar, ¿qué pasa? El denominado Clúster Marítimo Naval, que es como la Autoridad (civil, por supuesto) de la Innovación y la Tecnología, también se queja. Pero no por el paro, sino por lo contrario: por la falta de trabajadores cualificados.

CUANDO se estaba construyendo el Nuevo Puente (que no se terminó en un año, ni en dos) surgió cierta polémica: ¿serviría, en mayor medida, para llegar o salir de Cádiz? Siempre que hay una víspera de puente festivo, y circulamos por el todavía llamado de José León de Carranza, se puede apreciar si entran o salen más vehículos en la ciudad. En ciertos momentos del año, como el mes de agosto, es evidente que Cádiz gana población, entran muchos y salen menos. En las fiestas principales (sobre todo el Carnaval, y en menor medida la Semana Santa) también llegan más, aunque otros se van. ¿Y qué pasará en este largo acueducto festivo del otoño/casi invierno, que forman el puente de la Constituciòn y la Inmaculada?

EL acto organizado por el Ayuntamiento de Cádiz para inaugurar la nueva Avenida del 4 de diciembre de 1977 (antes Ramón de Carranza) ha sido oportuno y también oportunista. Con motivo de los 40 años de aquellas manifestaciones por la autonomía, sobre las que tanto se ha escrito, se ha vuelto a revisar la historia. Parece justo que un Ayuntamiento andaluz dedique una calle a recordar esa efeméride, aunque para ello no necesitaba apelar a la Memoria Histórica. Ya se ha explicado que el 4 de diciembre de 1977 no tiene nada que ver con la Guerra Civil, ni con la dictadura, pues ya había democracia en España.

LA ambientación de la Navidad ha mejorado en la plaza de San Antonio, de Cádiz, y ha sido refrendada por una amplia presencia de público. Punto positivo para el Ayuntamiento. Por el contrario, la iluminación navideña sigue siendo pueblerina, y está a años luz de Málaga y Sevilla. Punto negativo para el Ayuntamiento. En el balance general, se debe apuntar que ha mejorado con respecto al año pasado. Peor era imposible (o casi imposible, nunca se sabe), así que el listón estaba por los suelos. Aprecio que por lo menos lo han intentado, que ya es algo destacable. Les falta creer en la Navidad, y no me refiero sólo a lo religioso, que también.

EL Cádiz CF ha conseguido que media Sevilla se ría de la otra media. Esa es la rivalidad, bien entendida. Pero sobre todo ha logrado algo importante, que es un crecimiento de la autoestima cadista, después de tantos años de penuria en la Segunda B. Es una lástima que Manuel Vizcaíno y Quique Pina, los artífices de los nuevos tiempos, no hayan sido capaces de solventar sus diferencias personales. Pero también se ha notado que incluso con dirigentes peleados, el equipo ha tirado del carro y no le han robado la ilusión. Gracias también a Álvaro Cervera, que no siendo de fútbol vistoso, ha conseguido lo esencial: que sus jugadores peleen a tope por la camiseta amarilla. La honradez y el esfuerzo, como normas básicas.