CONOZCO a sevillanos y sevillanas, que son de derechas de toda la vida, que siguen diciendo que votarán a Juan Espadas, el candidato del PSOE a la Alcaldía. A pesar del pacto de Gobierno para la Junta de Andalucía entre el PP de Juanma Moreno y los Ciudadanos de Juan Marín. A pesar del auge de Vox, que algunos ilusos dicen que es el partido del Polígono Sur, pero que en realidad obtuvo sus mejores resultados en Los Remedios. A pesar de lo que están formando los socialistas andaluces, demonizando al centro y la derecha por pactar con la extrema derecha, como si ellos nunca hubieran pactado con la extrema izquierda. Y en esas aparece Juan Espadas, cumpliendo lo que pactó con Beltrán Pérez y Javier Millán, y aprueban la bajada de impuestos para 2019 en Sevilla, así como la congelación de tasas. El PSOE consigue el apoyo del PP y Ciudadanos, mientras en las Cinco Llagas, se miran con odio.

SÓLO hay un asunto que puede unir a todos los partidos políticos en Sevilla: el fútbol. Es decir, no tocar los sentimientos de los hinchas del Sevilla y el Betis. Hasta ahí podíamos llegar. Los cinco grupos municipales han firmado una moción, en la que se establece como punto único que el estadio Sánchez Pizjuán sólo podrá tener uso deportivo, y por consiguiente queda al margen de cualquier intentona golpista con fines especulativos. Fin de la cita, y a otra cosa mariposa. Es decir, existen cero posibilidades de trajinar con el estadio del Sevilla FC. Pase lo que pase con las acciones y sus dueños.

EN el antiguo Hospital de las Cinco Llagas van a constituir hoy el nuevo Parlamento de Andalucía, formado por cinco grupos. Hay decisiones que cambian la vida. Si el Parlamento se hubiera quedado en San Hermenegildo (de donde fue trasladado en 1992), ahora el alcalde Espadas tendría un problema menos. Sin embargo, la decisión estaba adoptada desde los años 80, cuando la Diputación fue más lista y cedió las Cinco Llagas a la Junta. Y si el Parlamento hubiera seguido en San Hermenegildo, nadie se hubiera gastado la millonada que invirtieron en reconstruir las Cinco Llagas. Esto es como lo del estadio olímpico. Se hubieran necesitado dos Parlamentos para salvar las Cinco Llagas y San Hermenegildo. Pero las cosas son como son.

AUNQUE la fiesta de los Santos Inocentes se celebra el 28 de diciembre, este año la han anticipado. Parece que Herodes estaba con prisas, y mañana mismo, 27 de diciembre, van a elegir la Mesa del Parlamento de Andalucía. Poner la mesa es el primer paso para servir la vuelta de la tortilla. A eso me quería referir. Este año no hacen falta inocentadas, sino que las mejores nos vienen dadas por la  realidad. ¿O no es una inocentada que el PSOE pierda la presidencia de la Junta de Andalucía? Si se hubiera publicado hace un mes, en la campaña, no lo hubiera creído nadie.

UN Niño va a nacer, en una noche fría de diciembre. Todavía no sabemos que las luces extraordinarias en las calles ocultan el efecto luminoso de la verdadera luz del Mundo. No percibimos el brillo que llega de otro lugar, de otro tiempo, de otro mundo, en el que las cosas eran parecidas y a la vez diferentes. El 18 de diciembre fue el día de la Esperanza. Muchos se acercaron a besar las manos de la Virgen, por diversos rincones de Sevilla, sobre todo en la Macarena y en Triana. Vieron, cara a cara, a la Madre de Dios. Posiblemente, apreciaron ese brillo especial en sus ojos. ¿Pero encontraron la Luz que sanará las almas?