ES indiscutible que Sevilla está de moda. Todas las personalidades quieren venir. Y si no quieren, Juan Espadas va a buscarlos, como si fuera el padre de la parábola del hijo pródigo. En los últimos tiempos han venido Barack Obama, Bob Dylan y todos los grandes artistas de los premios Goya, entre otros turistas. En plena campaña, ha anunciado el alcalde que invitará al Papa Francisco, si continúa en el cargo. Y, al día siguiente, nos enteramos de que el próximo sábado vendrá Pablo Iglesias. Por supuesto, no es lo mismo; pero tampoco venía últimamente. Y, además, va a venir por casualidad, porque ya había organizado un viaje a Andalucía y no le permiten que llegue a Cádiz, según tenía previsto.

UNO de los alicientes más bonitos de las campañas municipales es el capítulo de promesas y paridas. En las elecciones generales parece que se difuminan entre propósitos abstractos. Por ejemplo, cuando dicen “vamos a bajar los impuestos”; o bien “vamos a mejorar la sanidad y la educación”. Y lo mejor de todo es cuando dicen: “si ganamos, vamos a crear empleo”, y la gente se lo toma a cachondeo. Lo malo es que ya lo van soltando en cualquier campaña, incluso en las municipales. No obstante, en estas elecciones cercanas, predomina lo concreto. Ayer el presidente de la Junta, Juanma Moreno, prometió que las líneas 2, 3 y 4 del Metro estarán en los presupuestos de la Junta. Poco después, Juan Espadas, prometía que el tranvía no sólo llegará hasta San Justa, sino hasta la Puerta Osario. Y se arrancó con su interés por intentar que el Papa Francisco venga a Sevilla.

EN estos días de campaña municipal, los candidatos volverán a los barrios. En Sevilla, los barrios son como tierra de misión, donde el político acude con la intención de convertir a los incrédulos. Cuando Juan Ignacio Zoido batió el récord de los 20 concejales en 2011, todo el mundo decía que había sido gracias a sus visitas a los barrios. También se suele decir que es más fácil viajar a los barrios cuando estás en la oposición. En los barrios, algunos confunden al alcalde Espadas con el rey Baltasar y empiezan a pedirle y no acaban. Pero a todo el mundo no le va a poner un bulevar como el del Greco, eso ya se sabe.

EL barómetro del CIS sobre las elecciones municipales en Sevilla no se limita a pronosticar un amplio triunfo del PSOE con Juan Espadas. También aporta interesantes pistas a lo cuqui sobre los sevillanos y sevillanas. La principal es que tres de cada cuatro habitantes de esta ciudad son católicos (el 74,1%). Y más de la mitad de los consultados son de izquierda (51,3%), pero sólo algo más de la cuarta parte (27,5%) se reconoce en posiciones de derecha. La media de Sevilla está escorada al centro izquierda. Así las cosas, es normal que gane Juan Espadas, un alcalde que es católico y de centro izquierda, como la mayoría.

SE suele decir que los barómetros del CIS marcan tendencias. Cuentan con la ventaja de que utilizan muestras más amplias. Cuentan con la desventaja de que se ha desprestigiado con José Félix Tezanos en la presidencia y se le acusa de estar al servicio del PSOE. Como se recordará, en las andaluzas se equivocaron, pero en las generales acertaron los grandes rasgos: el triunfo del PSOE y el batacazo del PP. Ayer  publicaron una macroencuesta, que incluye las municipales en las grandes ciudades, entre ellas Sevilla. Según los resultados que hicieron públicos, Juan Espadas triunfará y saldrá a hombros como alcalde.