UNA de las consecuencias de las elecciones municipales ha sido el paso atrás de Adelante Sevilla. Se ha comentado poco, lo que confirma que el grupo de extrema izquierda, de izquierda pura, o lo que sea, se ha quedado casi en la insignificancia, lejos de sus expectativas. En los peores momentos electorales del PP, o cuando se atascó Ciudadanos por la polémica de su grupo municipal, existían posibilidades serias de que Adelante Sevilla aspirase al segundo puesto. De modo que el principal grupo de la oposición fuera el encabezado por Susana Serrano. Finalmente, han quedado terceros, pero sólo con cuatro concejales.

PUEDE llegar un momento de asimilación, puede pasar que los barrios pobres formen parte del folklore local. Según los datos publicados en el informe Urban-Audit, la situación de la pobreza en los barrios legendarios no mejora. El Polígono Sur y Los Pajaritos-Amate siguen encabezando el ranking como los dos más pobres de España, entre las ciudades con más de 20.000 habitantes. Torreblanca es el cuarto. También aparecen entre los 15 peores, otros tres barrios de la ciudad: Cerro-Su Eminencia (10), La Oliva (12) y Polígono Norte-Villegas (14). En el cómputo global se puede afirmar que Sevilla es la ciudad donde hay más pobres/pobres.

ES una de las grandes curiosidades del Rocío de este año. La Hermandad de Triana vuelve a salir de la parroquia de San Jacinto, donde celebra la misa de romeros. Parece que hemos vuelto atrás en el túnel del tiempo. La parroquia trianera vive un periodo diferente, que es como un pasado recuperado. El Simpecado de Triana va a coincidir en San Jacinto con la Virgen de la Estrella. Dos de las grandes devociones marianas trianeras volverán a estar juntas, aunque sea por unos minutos, como era costumbre en otros tiempos, cuando ambas hermandades tenían allí su sede canónica.

SE perdió la vida conventual en Santa Clara, con una iglesia en proceso de recuperación. Pero cerca de allí, junto a lo que ahora se denomina Espacio Santa Clara, hay una casa que evoca una Sevilla oculta del siglo XXI. Me refiero a la Casa Sacerdotal, la residencia para sacerdotes construida con diseño de los arquitectos Gonzalo Díaz Recassens y Antonio Martín Molina. Allí estuvo el antiguo colegio jesuita de la calle Becas, aunque es recordado por el Ideal, un cine de verano. Entre la trasera del final de la Alameda, Santa Clara y Lumbreras sobrevive una Sevilla que se reinventa, entre los okupas y los grafitos, entre el arte contemporáneo y las exposiciones diversas. Allí surge también la Casa Sacerdotal, a la que llegó el Santísimo en la mañana del domingo de la Ascensión.

EL pasado fin de semana los hoteles de Sevilla (y puede que los pisos turísticos) han colgado el cartel de “no hay billetes”. Un lleno técnico. Sin necesidad de organizar la final de la Liga de Campeones, como Madrid, que se llenó de hooligans. En Sevilla, la final de la Copa del Rey tocó un sábado antes. Este fin de semana, el éxito del turismo (que tanto ha contribuido a la reelección de Juan Espadas) se ha visto favorecido por el Día de las Fuerzas Armadas y los actos organizados con tal motivo, a los que se sumaba el concierto de Alejandro Sanz, así como 35 procesiones 35, entre el viernes, el sábado y el domingo; de las cuales eran seis de gloria, tres eucarísticas, un rosario vespertino y el resto cruces de mayo (ya era junio), organizadas no sólo por hermandades, sino también por colegios, parroquias, asociaciones, barriadas, etcétera.