LA despedida del Juan Sebastián de Elcano, que inició ayer en Cádiz su  crucero de instrucción, es uno de los últimos testimonios que sobrevive del Cádiz militar, que también se está perdiendo. Esta ha sido una ciudad militar en los últimos siglos. Especialmente desde final del XVI, cuando el ataque del conde de Essex con los ingleses en 1596 demostró que era vulnerable. Después, en los tiempos de su esplendor comercial, fue el puerto más importante de España porque estaba bien defendido. Sin una protección adecuada, tampoco hubiera sobrevivido la ciudad al asedio de los franceses, a principios del siglo XIX; ni se hubieran trasladado aquí las Cortes, ni se hubiera aprobado la Constitución de 1812, ni nada de eso. Por resumir: Cádiz prosperó, gracias a que era una ciudad militar, resguardada por murallas, baluartes y castillos, con cañones orientados hacia donde hiciera falta.

CADA partido tiene sus costumbres. Las respeto profundamente, pues allá ellos. En el PSOE siempre han existido familias, desde los históricos y los renovados que empezaron en Suresnes, o después con los felipistas y los guerristas. En Cádiz aún se conocen más familias. Algunas contaron con apellidos que procedían del franquismo, pero que les salieron los niños puño en alto; y otros que se apuntaron a ver de qué familia me hago, según las orientaciones del levante y el poniente. Todos no tenían familiares en Alcalá o en Chiclana, aunque no era raro. Así se ha llegado a lo de ahora, que es lo mismo de antes, pero con otras adhesiones. El PSOE de Cádiz City, además, es más intenso que en el resto de España. Pues aunque en casi todas partes han gobernado los ayuntamientos, antes o después, aquí no ganan unas municipales desde hace 26 años. Un cuarto de siglo. Eso también se nota.

LO digo al principio: en este artículo voy a defender a Podemos, más concretamente a David Navarro, el concejal de Economía y Deudas Injustas. La oposición municipal de Cádiz se está equivocando. Con tal de que no se apruebe el presupuesto de 2017, con tal de que no ingresen los nueve millones de euros de la venta del hotel del Estadio (para cuadrar las cuentas del gran capitán Kichi), se van a cargar un proyecto que es muy importante para Cádiz. El Gran Hotel del Estadio no es como un albergue para acoger a sin techos, ni se debe confundir con la plaza de las Tortugas. Sería un hotel así como de cuatro estrellas, ¿lo entienden?, al que se le ha quitado todo el atractivo que podría tener.

ALGUNOS están descubriendo ahora el Teatro Romano de Gades, como si fuera una novedad. Durante una década la Junta de Andalucía retardó el proyecto de rehabilitación hasta lo incomprensible. Por eso, hay que felicitarlos, si ahora, como parece, apuestan por el Teatro Romano. Más allá de las fotos con el vicepresidente Jiménez Barrios, en las vísperas de que venga Pedro Sánchez. Pero lo más curioso de este sarao que organizaron fue lo que dijo el arquitecto Francisco Reina. Pues una opción que plantea para el futuro es la demolición de varias manzanas del barrio del Pópulo. Eso sí, en edificios sin valor patrimonial, puntualiza.

HA llamado la atención que Cádiz sea la provincia con mayor número de casos de desaparecidos en España. Esas estadísticas son incorrectas, porque tienen trampa. Como ayer se publicó, están distorsionadas por las desapariciones de inmigrantes. Esa es la clave de este dato asombroso. Según explicó el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, de las 4.164 denuncias de desapariciones activas, la provincia con mayor número de casos es Cádiz, con 588. Esto significa que a uno de cada siete desaparecidos, aproximadamente, se le perdió el rastro en Cádiz. Curiosamente, en el ranking la siguen Barcelona (396), Madrid (293) y tres provincias andaluzas con costas: Granada (268), Málaga (235) y Almería (214).