ES positivo que la ministra de Defensa, Margarita Robles, acuda al Senado para dar un mensaje “de tranquilidad”. De relativa tranquilidad, precisaría yo. No están en peligro las cinco corbetas que construirá Navantia para Arabia Saudí. O eso supone ella. Porque no le consta que haya sido desautorizada en la venta de bombas, ni cree que esté vinculado a las corbetas. Eso ya lo dijo. Pero con el tiempo, todo se ve: lo que es verdad y lo que es mentira. También se ve que este Gobierno no tiene las ideas claras, ni siquiera con el Senado. Por un lado, le querían eliminar sus funciones. Pero, por otro, van de vez en cuando a dar mensajes. La ministra de Defensa proclamó que defenderá a los trabajadores de Navantia. No va a defender a Irán, como hacen otros sin reconocerlo.

HOY es el gran día. Hoy es la jornada esperada desde hace dos años. Si hacemos caso a algunos entusiastas del mar, desde que Cristóbal Colón descubrió América no se recuerda nada igual. Es verdad que han salido barcos hacia las Indias desde nuestros muelles, pero después han sido muchos años haciendo el indio en los muelles, que se quedaban vacíos, y era una pena. Hasta que empezaron a llegar los cruceros y a batir récords. Hoy llegan cuatro de la compañía Fred Olsen (de origen noruego, pero muy conocida en nuestros mares), que se llaman Balmoral, Braemar, Boudicca y Black Watch. Todos esos nombres empiezan por B de Barcelona, pero lo que celebran se denomina Captains in Cádiz, y empieza con C de Cádiz y de capitanes, que son los protagonistas.

ALGUNAS personas ingenuas, procedentes de otros territorios, se preguntan con extrañeza: ¿cómo es posible que esta provincia de Cádiz sea la que tiene más paro de España? Cuenta con las mejores playas, visitadas por famosos y ricos. Sotogrande, el Novo, Vistahermosa... Dispone de vinos, agricultura, ganadería y pesca de fama universal. Un restaurante de tres estrellas Michelín para Ángel León. Industrias punteras en la aeronáutica, astilleros, o la construcción de puentes como los de Dragados. Energía eólica por doquier. El primer puerto del sur de Europa en Algeciras y un récord de cruceros en Cádiz. Algunos premios millonarios de las loterías. Y sin contar la droga y el tabaco con sus blanqueos esporádicos. Y, además, la Iti y la Edusi, arreando; y los fondos Feder que vinieron. En fin, que esto debería ser como el paraíso antes de Adán y Eva.

LOS de Podemos también hacen algunas cosas bien en Cádiz. Por ejemplo, enviaron al concejal Adrián Martínez de Pinillos de viaje a Veracruz (México), donde ha realizado diversas gestiones para la Gran Regata de 2020. Contactos para que participen los buques escuelas de Argentina, Ecuador, Colombia y Venezuela. Precisamente, Venezuela, con el Simón Bolívar, faltaría más. Si bien es verdad que para contar con los de Venezuela hubiera bastado que el alcalde González llamara por teléfono a Maduro, “¿Aló, presidente, al aparato?”, y le pidiera que vinieran. “Con mucho gusto, Kichi”. No van a invitar a una corbeta de Arabia Saudí. Pero sí han invitado a la Argentina de Macri, ese país capitalista arruinado, por el que Pedro Piqueras no le preguntó a Pablo Iglesias en su entrevista para que se luciera.

EN los astilleros de San Fernando y Puerto Real no deben ser ingenuos. Probablemente, van a perder las cinco corbetas de Arabia Saudí, antes o después. Lo normal es que Navantia se quede sin 6.000 empleos para cinco años y sin un contrato de 1.800 millones de euros. Es lo normal porque en Podemos y en Izquierda Unida se han empeñado en eso. No van a parar hasta que lo consigan. Como el Gobierno del PSOE de Pedro Sánchez es un títere en manos de los otros, ya han tragado, y han renunciado a un contrato de armas por el que devolverán 9,2 millones de euros. El acuerdo de las corbetas de Arabia Saudí se consiguió gracias a las gestiones del Gobierno de Rajoy, pero especialmente gracias a las gestiones del rey Felipe VI y su padre Juan Carlos con la Familia Real Saudí. Por eso, y porque simpatizan con Irán, los de Podemos e IU se lo van a cargar.