NO es tan fino como el Cádiz parisino. El Cádiz veneciano tiene premio, porque lo consiguió en el Carnaval con ‘A Venecia del tirón’, en los buenos tiempos del coro de La Viña, cuando Antonio Burgos y Antonio Martín eran sus autores. Pero, con el paso de los años, este Cádiz veneciano ha degenerado. Actualmente, es una porquería. La culpa no es totalmente del Ayuntamiento de Kichi, viene de antes (ya pasó en septiembre de 2009, cuando aún gobernaba Teo), pero a la actual Corporación se le ha inundado dos veces medio Cádiz en menos de un mes. Y no se puede echar las culpas a que ha llovido mucho, como dice el concejal Álvaro de la Fuente, sino que nuestra red de alcantarillado es manifiestamente mejorable.

TENGO una duda: ¿los trabajadores del Astillero de Puerto Real estarán en el Centro de Fabricación Avanzada? Si leen lo del Astillero 4.0 (y Alberto de portero), que es un nombre precioso para una chirigota, se te ponen los vellitos de punta. Viendo que nuestro Astillero 4.0, que figurará en la vanguardia de la I+D+i, con la investigación más avanzada de la Navantia competitiva, tiene 12 tecnologías, que van todas por el mismo camino: la realidad virtual, los vehículos autónomos, la robótica, la plataforma digital, la nube, la ciberseguridad, la inteligencia artificial, la simulación, y demás. Por el contrario, no hablan de las disciplinas tradicionales del obrero, como soldar y otras así.

ES muy serio, pero han convertido la independencia de Cataluña en un motivo de cachondeo. Hoy se cumplen siete días. El viernes pasado, cuando escuchaba en la radio las retransmisiones desde el Senado y el Parlament de Cataluña, pensé que nuestro paisano Antonio Hernández-Rodicio, director de la cadena SER, podría haber organizado un Carrusel Político y encomendarle la retransmisión a nuestro paisano El Yuyu, con sus personajes. Hubieran triunfado. Esta parodia de Cataluña es de risa y ya hay que colocarla directamente entre los temas carnavalescos. La retransmisión de aquel histórico e histérico viernes negro pudo ser tal que así:

ES curioso que el Terremoto de Lisboa de 1755 se reconvirtió aquí en el Maremoto de Cádiz. El seísmo afectó a todo el suroeste de la península ibérica, tanto en Portugal como en España. Aunque las principales consecuencias fueron padecidas en la capital portuguesa y sus proximidades, donde se registró el mayor número de víctimas (hasta 100.000, según algunas versiones). En Cádiz, la tradición situó un milagro que aún se sigue conmemorando felizmente cuando han pasado 262 años. La calle de la Palma no se entendería sin ese milagro. La calle de la Palma siempre ha sido milagrosa. Hoy es una de las calles más famosas de Cádiz en el extranjero. Todo el mundo sabe dónde está: en invierno, por el Carnaval; en primavera, por la Semana Santa; en verano, por las caballas de sus bares; y en otoño, porque se festeja un milagro y sale una Virgen pequeñita muy querida.

EN la entrega del I Premio Federico Joly a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, el glamour lo puso ella. Tuvo una intervención brillante y medida, virtudes de la oratoria que en Cádiz resultan raras, por no decir desconocidas. Pero, además, emanaba de ella ese aura de lo distinguido que no todos tienen, pero que en Francia (no se sabe por qué) fluye con más naturalidad. Es curioso que Diario de Cádiz fue fundado por una familia de origen francés, los Joly, que llegaron a San Fernando; y que la actual alcaldesa de París es una mujer nacida en la Isla, pero educada en Francia, como ella misma recordó, aunque no hacía falta, porque se le nota.