DESDE principios del siglo XXI se ha propagado una idea que, en realidad, era una utopía: el futuro económico de la Bahía de Cádiz está ligado al parque industrial de las Aletas. Por allí han pasado ministros del PSOE y del PP, y consejeros de la Junta del PSOE (pues el PP jamás ha tenido consejeros en la Junta). Los dirigentes de la Confederación de Empresarios de Cádiz, tanto en los tiempos presidenciales de Miguel González, como ahora con Javier Sánchez Rojas, han sido grandes defensores de Las Aletas. Sin embargo, hay que asumir la realidad. Ligar el futuro de la Bahía de Cádiz a este parque industrial, tecnológico, logístico, o lo que sea, carece de sentido. No puede ser, es imposible. Y han perdido demasiados años. Los suficientes para no perder muchos más.

UNA vez más, en Cádiz nos quedamos con las anécdotas. El Ayuntamiento, a través de la delegación de Movilidad de Martín Vila, organizó una jornada peatonal, con actividades para niños, en la plaza de España, y lo anunciaron como si ya la hubieran salvado. Sin embargo, se debe decir que el problema de la plaza de España no es sólo el aparcamiento, sino que estamos en el camino de cargarnos la herencia del Centenario de la Constitución de 1812, que es el Monumento de las Cortes. Y que la plaza de España se ha quedado al margen del uso y el ocio de los gaditanos. Ahora es un espacio desperdiciado que se debe recuperar.

CUIDADO con este título, que no va por donde los malpensados se imaginan. El amo de la ciudad de Cádiz es el peatón. Al menos eso es lo que pretende la Asociación Gaditana de Peatones La Zancada, que preside Moisés Velasco, y que se ha formado en esta ciudad tan participativa y asociacionista.  Y, en lo referido al Ayuntamiento, vemos que Martín Vila está por la labor. De vez en cuando monta un sarao peatonal y lúdico en la plaza de España. Incluso en un día peatonal que es más propio para los besamanos y besapiés.

HOY es domingo de Pasión. Llegan los pregones de la Semana Santa en muchos municipios de las dos diócesis de nuestra provincia. En Cádiz le toca el turno a Juan Mera, cofrade muy conocido. Aparte de sus vínculos capillitas y de su trabajo como profesor en las Carmelitas, es conocido por el teatro, que ha puesto en práctica como director del grupo Candilejas. Eso, para un pregonero, es una ventaja porque domina el escenario. A veces se ha comentado que el pregón tiene una puesta en escena. Sin embargo, es cierto que al final lo que debe predominar es el sentimiento, las vivencias compartidas. Y que eso no siempre se puede representar, porque es lo auténtico.

ESTA provincia es así: nos peleamos por cualquier cosa. Por eso, nada tiene de extraño que haya estallado la guerra del queso, mayormente entre los productores de Grazalema y El Bosque contra los de Villaluenga del Rosario, que es el pueblo de al lado. Así que algunas empresas no participan, como protesta, en la Feria del Queso de Villaluenga, que se celebra este fin de semana, coincidiendo con los pregones de Semana Santa. Menos mal que no van a atacar las instalaciones payoyas. Van a dejar a las cabras y a las ovejas en paz. Aunque esto produce dolor, como ha recordado el alcalde de Villaluenga, Alfonso Moscoso, que es uno de los veteranos de esta provincia, un clásico del PSOE.