TODAS las operaciones industriales de Navantia están sometidas a la bronca política. Cuando les encargaron las corbetas de Arabia Saudí, desde Unidas Podemos se insultó a ese país; y cuando no les conceden las fragatas de los EEUU, desde el PP se dice que es por culpa del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que se lleva fatal con Donald Trump, mientras le piden favores. La politización, en todos los casos, perjudica a Navantia. Pero se debe admitir que esta empresa no es una más, sino que opera en un contexto mundial (político) donde se funciona como se funciona. Y eso hay que tenerlo en cuenta siempre: para Arabia Saudí y para los EEUU de América.

LOS mercadillos de la provincia de Cádiz, como el Piojito, podrían empezar a funcionar desde el lunes 18 de mayo. En la fase 1 de la desescalada se permite la instalación de mercadillos al aire libre. Las condiciones son difíciles de cumplir. Si bien es posible que las modifiquen, como hace este Gobierno con sus medidas, que va soltando cual palos de ciego. En teoría, sólo pueden instalar el 25% de los puestos y a bastante distancia: se establece que deben quedar unos enfrente de otros, separados por una vía de tránsito, con una distancia mínima entre ellos de seis metros y con una separación mínima de dos metros y medio entre los laterales.

EN estos momentos duros del coronavirus, una de las principales preocupaciones de los gaditanos no era cambiar el nombre del estadio Carranza. Así que el Ayuntamiento, con su alcalde Kichi al frente, dispuesto a distraer y a divertir, ha tenido un detalle muy chungo. Han aprovechado el fallecimiento de Michael Robinson para que algunos colegas propongan que le cambien el nombre al estadio y que se lo dediquen al recién fallecido. Es chungo, porque Robinson es un personaje muy querido y admirado por los cadistas, pero puestos a cambiar el nombre no tiene sentido que se lo dediquen. Y yo creo que a Michael Robinson le hubiera parecido una propuesta absurda.

A lo loco a lo loco, cambiando las medidas de la desescalada todos los días, y como quien no quiere la cosa, hemos llegado al 1 de mayo, la Fiesta del Trabajo. ¿Trabajo?, ¿qué trabajo? Será el día del Paro. En otros tiempos, salían las masas trabajadoras desde la plaza España, convocadas por los sindicatos, para protestar contra los empresarios que los oprimían. Pero los tiempos han cambiado una barbaridad. Si Marx levantara la cabeza, ¿qué pensaría? Ahora también protestan los empresarios, que se han quedado en el paro. Y no pasa nadie por la Cuesta de las Calesas con banderas porque no se puede salir, excepto con niños o perros. Mañana saldremos, pero a correr por las playas.

EL Plan para la Desescalada que presentó Pedro Sánchez va a tumba abierta. Si les queda un poco de sensibilidad social, deberían revisarlo, como ya le han pedido varias comunidades, incluso Ximo Puig, que es de los suyos. El PSOE y Unidas Podemos han vuelto al franquismo, han vuelto a Madrid y sus provincias. Se han cargado el Estado de las Autonomías. A Pedro Sánchez se le está poniendo la cara de “Andaluz, este no es tu referéndum”. La Junta debe ser más contundente. Y los de Adelante Andalucía, que iban de verdiblancos de cartel, ¿qué dicen? Hemos vuelto a las provincias como unidad de destino en lo universal.