EN otros tiempos, más convencionales y carcas, las abuelas preguntaban a sus nietecitos y nietecitas qué querían ser de mayores. Hubieran quedado muy desanimadas y tristes si alguno o alguna le hubiera respondido: “político” o “política”. Por entonces, las abuelas contaban a sus nietecitos y nietecitas que lo mejor era ser “apolíticos”, y así no te pasaría como a ese abuelo o aquel tío, a los que habían fusilado en la Guerra Civil. Las cosas han cambiado a mejor, gracias a Dios, y ya no hay esos riesgos tan salvajes de antaño. Pero la profesión de político es una de las peor valoradas, como casi todas las que empiezan por p, entre ellas periodista.

EL Brexit duro puede tener consecuencias incalculables en Gibraltar y su cercana comarca. Aunque les molesta reconocerlo, gran parte del milagro económico gibraltareño procede de su singularidad como paraíso fiscal y nido de casas de apuestas. En total, esas actividades supondrían en torno al 50% del PIB gibraltareño. Es difícil saberlo, a causa de la opacidad. Se calcula que las casas de apuestas ofrecen 3.200 puestos de trabajo (de un total aproximado de 26.000). Un Brexit duro podría originar una migración masiva a otros territorios europeos, como Malta, que ya ha conseguido el traslado de Bet365. Aunque también Ceuta y Melilla están haciendo sus pinitos, a ver si les toca algo en ese reparto, si lo hubiere.

DURANTE los últimos cuatro años, he insistido en una idea que compartían muchos gaditanos: la gestión municipal era penosa, por su ineficacia. Otra cuestión diferente es que la simpatía personal y el don de gente gaditana del alcalde Kichi le haya permitido conservar el cargo con mejores resultados. Eso sólo pasa en Cádiz. Pero, en la remodelación, ha quedado clarísimo que el equipo anterior le parecía malo incluso a ellos mismos. En caso contrario, no hubieran dejado fuera a la mitad de los concejales que tenían responsabilidad de gobierno, ni hubieran quitado protagonismo a la otra mitad. Los hombres y las mujeres fuertes de la remodelación serán los nuevos y las nuevas.

SE hace saber que el Corpus Christi era definido como “la fiesta grande de Cádiz” en los antiguos anales y crónicas. Era famosa la solemnidad de la procesión, la amplia participación de los gaditanos, los exornos efímeros, los soldados que cubrían toda la carrera, etcétera. Ese esplendor venía de los siglos anteriores. Vivimos en otros tiempos. Pero este año se ha dado un paso adelante para intentar mejorarlo. Se mantiene lo principal de siempre, que es el Santísimo, que sale a las calles. Sin Dios no hay Corpus. En Cádiz disfrutamos, además, con dos custodias extraordinarias (la del Cogollo, en la que va el viril con la Eucaristía, y la procesional que la recubre), que están entre las mejores de España y que reflejan el espléndido pasado.

ESTA es la semana del nuevo callejero gaditano. El alcalde de Cádiz, José María González, está inaugurando calles, pasajes, plazas y jardines con los nombres que han incorporado. Fue aprobado por la anterior Corporación Municipal, que también presidía él, pero le corresponde hacerlo en su nuevo periodo en la Alcaldía. En la tarde de ayer le tocó el turno a la merecida plaza que ya reconoce a mi querido amigo Pedro Payán Sotomayor en la Segunda Aguada. Un honor conseguido en vida, con lo cual Pedro tiene doble mérito. Hoy le toca el turno a la calle de Miguel Láinez Capote, que por desgracia no lo pudo ver en vida, sino que se ajusta a la norma clásica de honrar a los difuntos ilustres.