NADIE lo duda: en Cádiz lo más importante es el Carnaval. Todo lo demás importa menos. Fíjense lo que ocurrió en el último Pleno. Martín Vila, que es el concejal de Urbanismo, sugirió la posibilidad de que se pueda derribar el edificio de la Aduana, como quien no quiere la cosa, ya que algunos “han cambiado de opinión”. No se sabe si lo dijo en serio, o de cachondeo. Estamos en Carnaval y con la gracia subida. Sin embargo, le alabo el gusto a Martín, no porque vaya a derribar la Aduana (que es misión imposible), sino porque sin querer, o queriendo, ha practicado la prueba del algodón, que no engaña. En Cádiz, siendo Carnaval, todo lo demás importa un pepino.

HOY es Miércoles de Ceniza, gracias a Dios, aunque en Cádiz se nota poco, casi nada. Por eso, Doña Cuaresma se va de excursión a Sevilla o a Jerez, para consolarse con unos garbanzos con espinacas. Poco a poco, el Carnaval de Cádiz se ha reconvertido en el Carnaval de la Baja Andalucía, sobre todo del triángulo del arte. Los sevillanos y los jerezanos prefieren viajar a Cádiz, en vez de potenciarlo en sus ciudades. Así, es indiscutible que esta fiesta deja al comercio y al bebercio gaditano muchos beneficios. No existe ningún Carnaval en Andalucía que pueda rivalizar con el nuestro. Todo eso está muy bien, y se debe destacar.

HOY es un lunes de Carnaval como le gusta a nuestro Ayuntamiento, sin necesidad de buscarle una fecha fija. Con un puente extraordinario, que incluye el día festivo de Andalucía, aquel 28-F reivindicativo, estratégicamente situado en martes para dedicarlo al cachondeo. En eso ha quedado la reivindicación. Este año existe una conjunción astral maravillosa. Fíjense que en el calendario de la Liga 1/2/3 al Cádiz le ha correspondido jugar fuera los dos fines de semana de Carnaval. Ayer una matinal en Soria, que dejó buen sabor de boca para escuchar a los coros. Y, el sábado próximo, en Oviedo. Todo eso sin necesidad de desajustar la Semana Santa de la luna llena. Además, se lo han puesto estupendo a los que se han ido para pasar el puente en Grazalema.

NADIE lo ha entendido, pero el Ayuntamiento de Cádiz, o el Patronato, o quien controle esto, se ha apuntado un tanto: han organizado una final del Carnaval para chinos. ¿Ustedes no se quejan de los horarios demenciales de los partidos de fútbol? Pues esto es igual. Era para que lo vieran los chinos. Yo lo entendí cuando mi hijo Pablo, que vive en China y trabaja en Shanghai (pero no se queja), empezó a guasapear enviando opiniones sobre la final. Se levantó a las seis de la mañana y la vio casi entera, con un horario de lo más cómodo. Cuando terminó esta final, en China eran las cuatro de la tarde y ya no tenían ganas de dormir la siesta.

LA presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, protagonizó ayer unas declaraciones en Canal Sur Radio, en las que vino a decir que este año “me están dando la del pulpo en el Carnaval de Cádiz”. Añadió que se lo toma con humor. Digo yo que ese pulpo no es para tomarlo como el de la ensaladilla del Lulu. El último pulpo famoso fue Paul, que pronosticaba los resultados del fútbol. Pero desde que palmó, no hay otro pulpo que no sea a la gallega, o en ensaladillas de pulpo, que rivalizan con las de gambas y las de atún, aunque esto es más propio de analizar por Pepe Monforte. Hasta que se ha descubierto que este año a Susana Díaz le están dando la del pulpo en el Carnaval. No es por casualidad, sino por lo mismo que se metían tanto con Teófila, y ya no, ¿para qué?