CÁDIZ lo tiene a su alcance. En 2020 debe aspirar a ser elegida como la ciudad con el tráfico más fluido del mundo. Según el índice Tom Tom Traffic 2019, es la segunda ciudad menos congestionada del planeta, con una pérdida de tiempo del 10%, aunque se ha elevado un 1%. Estamos muy cerca de la ciudad menos congestionada, que es Greensboro High-Point, de EEUU, que mantiene el 9%. Sin embargo, hay otras cinco ciudades que amenazan a Cádiz, ya que también están en el 10%. Son Akron, Siracusa y Dayton, de EEUU; Almere, de Holanda; y Abu Dhabi, de los Emiratos Árabes. Los yanquis son los que tienen el mejor tráfico, o eso dicen los de Tom Tom, ya que entre las 15 primeras ciudades hay 11 norteamericanas.

AL finalizar el año 2019, la provincia de Cádiz se ha proclamado campeona de España del paro. Sólo ha sido superada por Ceuta y Melilla, que no son provincias, sino ciudades autónomas, rango que tienen ahora, o plazas de soberanía, como les decían antaño. Entre las provincias propiamente dichas, no hay ninguna que supere a Cádiz. Tenemos una potencia europea, que se carga las estadísticas en las tasas de parados. Algunos le echaban las culpas al peaje de la autopista, que era canallesco, por lo que se supone que a final de 2020 la situación habrá mejorado, si el ministro Ábalos la mantiene gratis. Aunque en otras provincias sigue habiendo peaje, y la tasa de paro es inferior a la de Cádiz.

EN Cádiz hay un pedigrí constitucionalista que lleva a organizar actos diversos en el antiguo oratorio de San Felipe Neri. Faltó un proyecto serio para convertir el antiguo colegio en un centro constitucional, aprovechando el bicentenario de las Cortes de 1812. Pero eso ya no tiene remedio. Algunas instituciones gaditanas intentan mantener vivo ese espíritu. El Colegio de Abogados, cuyo decano es Pascual Valiente, ha dado un buen ejemplo con el premio en honor de José Pedro Pérez Llorca, que recibieron los dos padres de la Constitución que sobreviven: Miguel Herrero Rodríguez de Miñón y Miquel Roca i Junyent. Por cierto, en presencia del ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el presidente del TSJA, Lorenzo del Río.

EL aeropuerto de Jerez registró una pérdida de viajeros del 1,2%  durante al año pasado. Esto puede que sea del agrado de la niña Greta Thunberg y los enemigos de la aviación comercial, pero es malo para el turismo de la provincia. Todavía existen algunos turistas que vienen en avión o no vienen. Desde China, por ejemplo, no vas a venir andando, por mucho que te guste la Ruta de la Seda. Además, este dato ha servido para que la delegada de la Junta, Ana Mestre, haya criticado al Patronato Provincial de Turismo, precisamente cuando han protagonizado unos días de fastos en Fitur. Entre los políticos discuten, antes de admitir que hace falta una estrategia común entre las administraciones para darle vidilla a ese aeropuerto.

ES curioso que el Tribunal de Cuentas elabore un informe sobre el retraso de las obras en el segundo puente de Cádiz, y que lo publiquen cuando hace más de cuatro años que lo han inaugurado. El informe también ha acumulado retraso, aunque no habrá tenido sobrecoste. En este país ningún proyecto es acabado en tiempo y forma. Por otra parte, esa noticia ya se publicó antes de que terminaran el puente. El presupuesto inicial era de 272 millones de euros. Según el Tribunal de Cuentas pasó a 462 millones de euros, aunque el coste real fue superior a los 500 millones, según otras estimaciones. Ese sobrecoste no fue por casualidad, sino porque el puente, planteado en tiempos de Aznar y continuado con Zapatero y Rajoy, se hizo a la carta, al gusto del consumidor.